3 preguntas crudas, pero necesarias que te ayudarán a saber cuándo  dejar tu trabajo

Saber cuándo dejar tu trabajo puede no ser tan fácil como parece.

Quizás llevas tiempo pensando en dejar tu trabajo para:

  • dedicarte a otra cosa
  • tomarte el tiempo para formarte en aquello que siempre quisiste aprender
  • lanzar algún proyecto personal
  • montar tu propio negocio (así sea online o tradicional)
  • dedicarte de lleno a tu sueño, por ejemplo, viajar sin fecha de regreso
  • trabajar por cuenta propia
  • etc.

Pero te resulta complicado reconocer el “momento perfecto” de renunciar a ese empleo.

Elegir cuando dejar tu trabajo no es una decisión a la ligera, sobre todo cuando dependes de ese empleo para poder vivir.

Entiendo perfectamente tu preocupación a meterte en apuros económicos si dejas tu empleo.

Por otro lado, también entiendo tu frustración al sentir:

  • frustración por estar en un trabajo donde no quieres estar
  • desesperación por no saber qué hacer con tu carrera profesional
  • esa sensación de estar desperdiciando los mejores años de tu vida
  • que tus talentos están siendo desaprovechados
  • que pudieras ser más feliz trabajando en otra cosa

Conforme pasa el tiempo esa sensación de estancamiento se hace cada vez más grande y la necesidad de saber cuándo dejar tu empleo crece también.

Por eso en este artículo quiero compartirte 3 preguntas algo crudas, pero necesarias que te ayudarán a saber si ha llegado el momento de dejar tu empleo.

¿Podrás responderlas? ¡Vamos a ello!

Las 3 preguntas que me ayudaron a saber cuándo dejar mi trabajo y no posponer más esta difícil decisión

Recuerdo haber despedido a mi jefe un montón de veces (obviamente todas ellas en la imaginación de mi cabeza).

Me gustaba pensar en ese momento en el que por fin diría: “adiós jefe, ¡renuncio”.

Sin embargo, tenía mucho miedo. Miedo a que:

  • mi proyecto fracasara
  • perder dinero
  • al rechazo de la gente (si no les gustaba mi proyecto)
  • al qué dirán
  • echar por la borda mi carrera profesional
  • tomar una mala decisión si dejaba mi empleo para lanzarme a la aventura de emprender y viajar
  • a equivocarme y tener que volver a mi tedioso empleo

Ese miedo hacía que conscientemente pospusiera cada vez más y más la decisión de renunciar a mi empleo.

Tanto pasó el tiempo que me quedé 1 año más en un empleo que ya no me gustaba hasta que un día de sorpresa mi jefe me despidió a mí.

En ese entonces mi plan de escape aún no estaba del todo listo. No tenía ni idea de a qué quería dedicarme. Lo único que sabía era que quería salir a cumplir mi sueño de viajar y probar suerte.

Después de mi despido encontré otro trabajo, pero esta vez entre con la firma convicción de que en 1 año iba a despedir a mi jefe.

En lugar de esperar el «momento perfecto» para renunciar a mi trabajo sería yo la que decidiría cuándo dejar mi empleo.

Estas 3 preguntas fueron las que me ayudaron a tener más clara mi realidad, ahora es tu turno de contestarlas para saber cuándo dejar tu trabajo.

1. ¿No quieres trabajar o no te gusta tu trabajo?

A veces confundimos el hecho de que no nos guste nuestro trabajo con la desmotivación por trabajar.

Cuando no te gusta tu trabajo por las:

  • condiciones laborales
  • mala paga
  • la relación con tus jefes o compañeros
  • la forma de trabajar
  • porque está lejos de casa
  • los horarios
  • ¡O por lo que sea!

Lo más sencillo es buscarse un nuevo empleo.

En este caso el problema no es tuyo, sino de tu odioso empleo. 

Por el contrario, cuando no tienes ganas de trabajar el problema es tuyo (vamos, es algo interno) y se debe principalmente a que no estás satisfecho con lo que haces.

En el fondo sabes que la solución a tu problema no es buscar un nuevo empleo, sino hacer un cambio radical en tu vida.

¡Trabajar es divertido! Pero cuando haces algo que realmente te apasiona. Cuando pones en práctica tus talentos. Cuando sientes que estás cumpliendo tu misión y propósito de vida.

Pero cuando estás en un empleo donde:

  • no pones en práctica tus talentos
  • el trabajo es monótono
  • sientes que no aportas valor a la vida de los demás
  • que podrías estar haciendo algo mejor con tu vida

¡Es normal no querer trabajar!

Necesitas cuanto antes iniciar un proceso de introspección para averiguar cuál es tu verdadera vocación.

Definir claramente tus habilidades, conocimientos y talentos para ponerlos en marcha hacia la creación de un trabajo que SÍ te haga feliz.

Da exactamente igual si ese nuevo trabajo sea por tu cuento o trabajando para alguien más, lo importante es que busques aquello que te motive a trabajar y que lo disfrutes.

Después de todo pasarás la mayor parte de tu vida trabajando, así que más vale que sea algo que realmente ames :D

2. ¿Qué estarías dispuesto a dar a cambio de conseguir ese trabajo soñado?

Es lindo soñar con viajar por el mundo, tener tu propio negocio, trabajar desde casa en pantuflas, tener tiempo libre para ti y todo eso que nos venden… pero ¿qué hay del otro lado de la moneda?

Sé que suena muy lindo todo eso de:

  • Convierte tu pasión en profesión
  • Levántate motivado por las mañanas haciendo algo que te apasione
  • Descubre tu talento y conviértelo en tu trabajo soñado
  • Vive de tu misión y tú propósito ¡ou yeah!
  • (Entre otros slogans más que hayas leído por ahí en internet)

Pero hay un precio, y a veces muy alto, que pocos quieren pagar.

Mucho antes de decidir cuándo dejar tu empleo pregúntate qué estás dispuesto a hacer a cambio de ese «trabajo soñado» por el que vas a renunciar a tu empleo.

Siempre me ha gustado ser realista (y honesta) con todos mis clientes.

Siempre les aclaro que poder escapar de ese empleo que odian para poder trabajar en algo que realmente amen tendrán que:

  • esforzarse
  • salir de su zona de confort
  • enfrentar sus miedos
  • cambiar muchas cosas (hábitos, pensamientos, creencias, manera)
  • invertir tiempo, dinero, energía…

Para conseguir no solo ese trabajo ideal, sino es estilo de vida que sueñan.

Siendo sincera, trabajar como empleado es lo más cómodo que hay. Si no estás dispuesto a pagar el precio por ese trabajo que sueñas; entonces mejor quédate ahí.

¡No tiene absolutamente nada de malo ser un empleado!

Lo que SÍ importante es que hagas ESO que te apasiona. Repito: da igual si es montando un negocio, trabajando por cuenta propia o para otros.

Para saber cuándo dejar tu trabajo primero necesitas saber si tú estás listo para salir a luchar por ese trabajo que sueñas.

3. ¿De qué me arrepentiría más en unos cuantos años?

Estoy segura que si te estás planteando la idea de renunciar tu empleo es porque tienes otros planes mucho mejores por hacer.

Lamentablemente, a veces pesan más otras cosas (comodidad, un sueldo fijo, una supuesta “seguridad financiera”, una carrera …) a cambio de nuestros sueños.

Yo supe claramente que era momento de renunciar a mi empleo cuando fui consciente que me arrepentiría más de quedarme en ese empleo que de probar suerte.

¡Incluso si fracasaba! Prefería mil veces HACERLO que quedarme con la duda de “¿Qué hubiera pasado si hubiera renunciado a mi empleo para apostar por mis sueños?”

Me di cuenta que empleos hay MUCHOS en todo el mundo, y que, en el peor de los casos, siempre podía volver a mi antiguo empleo.

También me di cuenta de dos cosas fundamentales:

  1. Nadie me garantiza que iba a estar viva al día siguiente, lo cual aumentó mi urgencia para escapar de mi empleo
  2. Qué el tiempo no se recupera JAMÁS

El dinero, una carrera profesional, un empleo…. todo eso es recuperable, pero tus años de vida no.

Entiendo que tengas miedo y que eso te complique decidir cuándo dejar tu empleo.

Pero ahora es tu momento de preguntarte: ¿de qué te arrepentirías más?:

  1. Quedarte en ese empleo que no te hace feliz
  2. Arriesgarte y salir a luchar por ese trabajo y esa vida que sueñas.

La única manera que yo conozco de poder dejar un empleo sin miedos (y sin que te arrepientas) es creando un plan de acción previo.

Lo sé porque a mí me funcionó y tengo la firme convicción que, si me hubiera quedado en ese empleo, seguramente hoy me estaría arrepintiendo de no haber hecho NADA por cumplir mis sueños.

¿Qué hacer si ya sabes cuándo dejar tu trabajo?

Ahora que has respondido a estas 3 preguntas quizás ya tengas más claro si el momento de dejar tu empleo ha llegado :D

Recuerda que no estamos hablando de un simple cambio de empleo; sino de una transformación total de tu vida profesional y personal.

Toda transformación toma su tiempo.

Jamás he recomendado a nadie dejar un empleo sin tener antes una buena estrategia.

Una estrategia o un plan que incluya la parte:

  • económica: para evitar meterse en apuros por falta de dinero
  • profesional: saber cómo hacer realidad ese trabajo soñado
  • mental: los miedos pueden ser tus peores enemigos y es importante prepararse frente a este reto que tienes enfrente

Ahora estás frente a 2 opciones:

  1. Seguir solo frente a este camino sin saber exactamente cuándo podrás dejar tu empleo con seguridad
  2. Llevar este proceso acompañado teniendo una hoja de ruta clara que te permita saber cuándo dejar tu empleo sin miedos y sin meterte en apuros económicos

Es por eso que te invito a que nos pongamos en acción cuanto antes.

Aquí abajo encontrarás un formulario para acceder a una sesión gratuita de exploración que te permitirá identificar:

  •  cuando es el mejor momento para dejar tu trabajo
  • y qué es lo que juntos podemos hacer para llevar a cabo esta transformación que tienes por delante.

Y tú, ¿ya sabes cuándo dejar tu trabajo? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Quiero mi sesión gratuita

* Política de Privacidad

9 + 8 =

* Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar mi Política de Privacidad.  Aquí va el rollo legal:

Cumplo con el RGDP por eso te informo: Responsable: Tania Eufracio de la Garza. Finalidad: Responder a tu solicitud de mensaje enviado a través de este formulario de contacto así como gestionar el envío de información y prospección comercial. Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo así como recibir la información necesaria para atender a tu solicitud. Destinatarios: Tus datos son guardados en WebEmpresa, mi proveedor hosting, que también cumple con el RGPD así como mi proveedor de Email Marketing Active Campaign (encargado de tratamientos fuera de la UE, acogido a Privacy Shield). Derechos: Evidentemente tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos así como se explica en la información adicional

Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada  sobre Protección de Datos en mi página Política de Privacidad y Protección de Datos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Política de Privacidad
* Tus datos están a salvo conmigo porque cumplo con el RGPD. Responsable: Tania Eufracio Finalidad: atender  a tus comentarios y dudas. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de Webempresa y serán ubicados en los servidores de mi proveedor de email marketing ActiveCampaign suscrito al  PrivacyShield cuya política de privacidad puedes consultar aquí. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información sobre la Política de Privacidad aquí.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Hey! No te vayas sin leer estos artículos también ;)

10 Áreas Divertidas Para Incursionar y Trabajar por Cuenta Propia

10 Áreas Divertidas Para Incursionar y Trabajar por Cuenta Propia

Trabajar por cuenta propia o ser una trabajadora autónoma (freelance) tiene sin duda muchas ventajas: Tienes control absoluto sobre tu trabajo e independencia (sin un jefe dándote ordenes) Tú decides tus horarios, con que clientes trabajar y cuánto cobrar por tus...